Nulidad de cláusula suelo y de cláusula de gastos en préstamo hipotecario concertado para la adquisición de un apartamento turístico

0

La Exma. Audiencia Provincial de Burgos (sección 3ª) ha dictado una reciente Sentencia con fecha 19 de mayo de 2.020, en la que revocando la Sentencia de instancia, considera nula una cláusula suelo incluida en una escritura préstamo hipotecario concertado para la adquisición de un apartamento turístico.

La Sentencia aplica la jurisprudencia del Tribunal Supremo (entre otras Sentencia de 13 de junio de 2.018), en la que declara que la adquisición de un inmueble para su arrendamiento implica la intención de obtener un beneficio económico, pero si esa actuación no forma parte del conjunto de las actividades empresariales de quien lo realiza, no deja de ser un acto de consumo.

Considera la Audiencia provincial que el demandante tiene la condición de consumidor, por cuanto resultó acreditado que le une relación laboral con un grupo de empresas por el 100% de su jornada laboral, y no se encuentra dado de alta en el régimen de autónomos.

Declara la nulidad de la cláusula suelo puesto que la entidad bancaria no acreditó haber cumplido con sus obligaciones de información y negociación de la cláusula del tipo de interés mínimo de variabilidad del 3%, litigiosa que se insertó en el contrato de préstamo hipotecario, ya que no consta la existencia de oferta vinculante, ni folleto informativo, ni entrega de escenarios diversos, ni el ofrecimiento de otras posibilidades de contratación.

Declara asimismo la nulidad de la cláusula de gastos de acuerdo con la doctrina derivada de la Sentencia del Tribunal Supremo de 23 de diciembre de 2.015.

Y como consecuencia de lo anterior, condena a la entidad bancaria a recalcular el cuadro de amortización, y a devolver al consumidor la diferencia entre las cantidades ingresadas y las que debieron haberlo sido de no haberse utilizado la cláusula suelo, así como las cantidades abonadas en concepto de gastos derivados del préstamo; con sus correspondientes intereses legales desde el abono de cada cuota y de cada gasto respectivamente.