La denegación de licencias deportivas, competencia pública delegada

0

Con fecha 29 de septiembre de 2.017, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, ha dictado Sentencia, en la que estima parcialmente el recurso contencioso administrativo interpuesto por la entidad “Club Baloncesto Tizona S.A.D.”, frente a la Resolución dictada por el Consejo Superior de Deportes que inadmitía el recurso de alzada interpuesto por la mercantil deportiva, frente a la denegación de licencia deportiva solicitada por el jugador D. Nemanja Milosevic ante la Federación Española de Baloncesto.

 

Referida Federación había denegado la licencia, aludiendo a una sanción impuesta por la FIBA a CB Tizona SAD como entidad sucesora del Club Baloncesto Atapuerca; que imposibilitaba a este club tramitar licencias para las que fuera necesario transfer internacional para jugadores que no estuvieran inscritos en España a fecha 31 de octubre de 2011; todo ello debido al incumplimiento por el Club de una resolución arbitral del BAT.

 

El Consejo Superior de Deportes inadmitió el recurso de alzada al entender que la actuación federativa no había sido dictada en ejecución de una potestad pública, sino como en su consideración de entidad delegada de la Federación Internacional en España; sin entrar a conocer sobre el fondo del asunto, sobre el cual se declaró incompetente.

 

El Tribunal contradice el criterio del CSD, al entender que la resolución denegatoria de una licencia por una Federación Deportiva tiene naturaleza administrativa, con independencia de que cumpla exigencias de la Federación Internacional a la que pertenece; y en consecuencia, implica el ejercicio de funciones públicas.

 

La Sentencia se remite a la dictada anteriormente por el Tribunal Supremo el 11 de diciembre de 2.012, que considera una función pública delegada cualquier privación de licencia deportiva producida en territorio español, con independencia de que la causa de la denegación sea una norma sancionadora.

 

No obstante lo anterior, la Sentencia desestima parcialmente el petitum de la entidad deportiva de que fuera el propio Tribunal quien entrara a conocer directamente sobre el fondo del asunto. Por el contrario, ordena la retroacción de actuaciones al momento inmediatamente anterior a que el Consejo Superior de Deportes dictara el acto recurrido, instando a dicho organismo a resolver sobre el fondo.

 

¿Y a partir de ahora qué? Es por tanto el Consejo Superior de Deportes quien debe resolver. El antecedente similar más próximo lo encontramos en la Resolución del propio CSD dictada el 17 de marzo de 2.016, que estima el recurso de alzada interpuesto por el padre de un jugador extranjero que reside legalmente en España, frente a la denegación de la solicitud de tramitación de licencia deportiva resuelta por la Real Federación Española de Fútbol, aludiendo a un incumplimiento de la normativa de la Federación Internacional (FIFA).

 

En esta Resolución, el CSD entra a valorar el fondo del asunto, y ordena a la Real Federación Española de Fútbol la expedición de la licencia, indicando que no cabe aducir la normativa de las federaciones internacionales para denegar licencias, por cuanto éstas, con independencia de que dispongan de sus propias normas reguladoras, se encuentran sometidas a la legislación española.

 

Parece lógico pensar que la aplicación de este criterio por parte del Consejo Superior de Deportes, debe determinar el requerimiento a la Federación Española de Baloncesto de tramitar la licencia en cuestión. Mientras tanto, estaremos ávidos de conocer la decisión final de la máxima autoridad administrativa del deporte en España.